Cliquez ici pour le site françaisClick here for the english siteKlik hier voor de nederlandse siteHaga clic aquí para ver el sitio en españolClick here for the site in ChineseRussian websiteHomeEmail
 

Guillaume Bol

El pintor Nacido cerca de Eindhoven el 1 de octubre 1950 a Tongelre, el hijo menor del pintor Kees Bol y Toos Hof van 't ya hizo su propia manera temprana.

Sin ánimo de ser influenciado por el mundo del arte, que hizo sus primeras pinturas a muy temprana edad. Los conflictos en la familia se siguen necesariamente (lo que todavía es un pintor en la familia "). Como el de Bellas Artes en Bois-le-Duc, donde su temperamento no podía casarse con las ideas como 'hippie'.

Para su alimentar, Willem hizo dibujos para los turistas en su refugio favorito en Lozère, Francia. Había una discoteca y la fruta entregada y hortalizas, todo para poder hacer una pintura de vez en cuando. Vivió con y entre los franceses y fue integrada y profundamente, al igual que su vecino y amigo Julien Fages de Rouveret.

Después de haber tenido una finca en el departamento de Creuse, donde expuso su trabajo con regularidad, sin embargo, William regresa con su esposa e sus dos hijos en Tongelre. Allí, en "la ciudad gruesa y brutal, se encontró con la tensión necesaria para, así, poder descargar la pintura en Lozère y especialmente en Provenza (Cotignac y alrededores).

Poème écrit par un client:

 

A Guillaume, Artiste peintre, Ami despuis 40 ans.
L´ARTISTE
Il peint dans la nature
Et reproduit les couleurs
Fidèla à ses idées et sa culture,
Son pinceau témoigne sa valeur.

Ce nouvel artiste Hollandais,
Maintient depuis plussieurs décennies,
Un art majeur gravé à jamais
Dans un pays aux traditions établies.

Guillaume ou Willem Bol,
Peu importe sa prononciation
Tout petit il prend son envol,
Pour susciter plaisir et admiration.
D´Eindhoven à Rouveret,
Il exerce avec talent
Sur sa toile sans secret
L´oeuvre d´un moment.

Amoureux de la Méditerranée,
Il peint sans aucune retenue,
Et se déplace avec frivolité
Chercher des lieux inconnus.

Epicurien, il ne refuse rien,
Aimant Cotignac, village varois
Où sa viticulture lui convient,
C´est tout sauf du désarroi.

Auprès de Bea, sa muse,
Fidèle et amoureux,
Avec ses fils, il s´amuse,
Et coule des jours heureux.

Christian Cartoux - 2010